¿Cómo se construyen las naves industriales?

 En construcción de naves industriales, proyectos de construcción

La construcción de naves industriales se vuelve cada día una necesidad fundamental dentro de las grandes y medianas empresas, esto es debido a que esta simple instalación es el centro de operaciones de toda una compañía, desde aquí se gestiona la producción y distribución de productos a gran escala, reduciendo costos de traslados y aumentando el margen de ganancias; además, enfocado en el ámbito social supone una de las fuentes más destacadas de empleo y promoción del comercio nacional e internacional.

Estos espacios deben contar con estructuras basadas en el profesionalismo y en el cuidado de las mercancías a gran escala; en ese sentido, hay que implementar plataformas apropiadas para cargar y descargar mercancía de manera rápida y eficiente, sistemas de refrigeración o conservación en el caso de que se especialice en algunos alimentos y la infraestructura necesaria en la que movilizar la paquetería por todo el espacio sin que sufra golpes o en general cualquier tipo de incidente que afecte su calidad.

Para conseguir este efecto es imprescindible que se contrate a una empresa dedicada a la elaboración de proyectos de construcción industriales con gran énfasis en la productividad interna y las funcionalidades que realmente hagan crecer su negocio. En ese sentido, no hay mejor opción que Meprosa Construcciones, pues con nuestro equipo de profesionales logramos sacar adelante cualquier obra que tenga en mente y optimizar el rendimiento de su compañía.

No hay mejor forma de demostrar el compromiso que tenemos con hacer las bodegas perfectas que evidenciar mediante el presente artículo la manera como realizamos sus sueños de crecimiento logístico realidad. Acompáñenos y descubra las razones por las que debería contratar a nuestro equipo de profesionales.

Determinación del tamaño

Como todo proyecto de obra, la construcción de naves industriales requiere de una fase inicial en la que se planifique el área que va a ocupar la propiedad final; para esto, hay que realizar un plano en el que se organicen todas las ideas o necesidades del cliente, es decir, se realiza una lista con los elementos que debe tener la bodega, por ejemplo, el espacio de carga y descarga, una zona de almacenamiento, oficinas, centros de producción, pasillos, cafeterías, entre otros.

Una vez se tengan los datos se calcula un tamaño aproximado requerido para que cada espacio pueda desarrollarse de manera eficiente, se organiza en un plano 2D y 3D en el que se le muestre cómo quedará su proyecto culminado y se determine de cuánto va a ser el área del terreno requerida.

Materiales

Con una organización, un diseño y un plano de medidas es posible predecir con certeza cuáles son los materiales que se requieren para levantar una estructura que cumpla con sus necesidades; aquí se toma en consideración la altura, el peso, el área, el tipo de tráfico que andará por la zona, entre otros.

Ubicación

Una vez que se conocen los requisitos en cuánto a tamaño y materiales, es momento de aventurarse a buscar el terreno en el que comenzará la obra; no necesariamente este es un paso que deba seguir después de los planos, ya que también es posible (y de hecho más recomendable) tener un espacio destinado a la construcción de naves industriales y a partir de los recursos disponibles diseñar los documentos y determinar los componentes de la estructura.

Nuestra recomendación es que encuentre un terreno cercano a las vías principales de su localidad, pues así no gastará tanto combustible en el trayecto y será ampliamente reconocible por sus prospectos; además, debe buscar un lugar central y que quede muy cerca de alguna de sus sedes o de los clientes más importantes.

Proceso de la obra

Cumpliendo todos estos requisitos ya comenzaremos a construir la nave, lo primero es establecer las bases enterradas en el suelo que trasladaron toda la fuerza y mantendrán las paredes y techos en su lugar; encima se comenzarán a instalar los muros, comenzando por los exteriores para delimitar la zona y tener la capacidad de seccionar el interior según lo indica el plano; así se continúa con la cubierta superior y finalmente se instalan las ventanas.

En el interior la estructura y organización va a variar en función de sus requerimientos, pero de manera general todas deben incluir lo siguiente:

  • Planta industrial: debe estar organizada de forma que se facilite el flujo de materiales y se minimicen los costos de producción. Cuenta con una zona de almacenamiento, un taller de fabricación y de reparaciones.
  • Edificio de oficinas: se ubica cerca de la planta industrial, de forma que se facilite el control y la supervisión de las actividades. En su interior posee una sala de juntas, de espera y cafetería.
  • Taller de reparaciones: también está cerca de la planta industrial de modo que facilite el traslado de equipos y materiales de reparación. Así mismo, cuenta con una zona aparte de almacenamiento y diferentes talleres especializados, como los mecánicos y de soldadura.
  • Zona de cargue y descargue: es la zona más importante y se radica cerca de las principales vías de comunicación.

La construcción de naves industriales es algo que dura varios meses en ser culminada, pero aunque es una espera muy larga, al final se logra aprovechar como ningún otro edificio industrial; si desea cotizar el suyo no olvide contactarnos al (668) 166 1137 o escribirnos al correo ventas@meprosaconstrucciones.mx.

Publicaciones recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.